Derecho de la Unión Europea

Imprimir Imprimir

El proceso de integración europeo ha supuesto una transformación profunda de los ordenamientos jurídicos internos de los Estados miembros. Durante los últimos veinte años se ha modificado en repetidas ocasiones los Tratados constitutivos, y cada revisión ha implicado un incremento de la capacidad de acción de la Unión Europea. La última, el Tratado de Lisboa, surgida como alternativa al fracasado Tratado por el que se establece una Constitución para Europa, ha puesto fin a un largo debate sobre la revisión de los Tratados constitutivos.

La implementación del Tratado de Lisboa conlleva un incremento de los ámbitos competenciales de la Unión Europea y de las esferas sobre las que pueden actuar las instituciones europeas, hecho que requiere una mayor coordinación entre los diversos actores públicos respecto a la creación y la aplicación del derecho comunitario europeo. En nuestro caso, nos interesan las relaciones conflictuales y de coordinación, entre la Unión Europea, los Estados miembros y las Comunidades Autónomas.
En este ámbito de estudio se enmarca el proyecto “El Tratado de Lisboa y sus efectos sobre las Comunidades Autónomas”, coordinado por el Dr. Andreu Olesti, cuyo objetivo ha sido analizar el nuevo conjunto de relaciones que se establecen entre ordenamientos después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa a partir de la distinción de dos grandes bloques: las relaciones de participación de las CCAA en el proceso de integración europea y las relaciones de las CCAA con el sistema competencial de la Unión.

De otro lado, en la actualidad se encuentra en desarrollo el seminario de formación “La Unión Europea un año después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa”, con el que se pretende analizar los principales cambios que incorpora el Tratado de Lisboa y las nuevas perspectivas que se abren para el funcionamiento y actuación de la Unión Europea.